martes, 23 de febrero de 2016

QUÉ PASARÍA SI....(CREATIVIDAD LITERARIA)

Día de la paz.
Actividad del taller Creatividad literaria
Qué pasaría si….fuéramos niños sirios nacidos en un país en guerra
·         ACTIVIDAD: Construir una historia a partir del conocimiento del mundo cotidiano.
·         Grupo: 2º eso A
·         Prof. Alejandra Arroyo García

Para acceder a la actividad completa, pincha sobre el siguiente enlace:




Viernes 5 de febrero, Siria

Querido diario:
Hoy está siendo un día muy revuelto. Los hombres malos están disparando a todo el que ven. La calle huele a pólvora y carne en descomposición. Nadie se preocupa por esas almas, flotando por la calle en busca de un cielo. Un arma ha caído en nuestra puerta. Mi padre creía que nos podría servir si las cosas se ponen feas, pero un arma sólo sirve para hacer llorar a la gente. Ha intentado cogerla, y por poco le arrancan el brazo. “¡Malditos bastardos!”.
                Ayer cogí unas flores para mi mejor amiga. Ahora se están marchitando tras la barricada que llamamos “casa”. Tres sacos tenemos y dos tablas de madera, y, de repente, se apagó la luz. “¿Por qué la guerra es tan cruel? ¿por qué tenemos que aguantar esto?”. El sol se ponía y los malos se reunían para cargarse de más municiones. Era el momento de escapar. Entonces oí unos gritos lastimeros. Una figura familiar estaba siendo apresada. Mi padre me cogió en brazos y empezó a correr. “¿dónde está mamá?- he gritado- No mires atrás - me ha respondido mi padre- ¡ Guerra¡ ¡Dime dónde está mi madre!”
En mi alma siento unas gárgaras sangrientas. Un cuchillo atravesando un cuello. Dos arterias y una vena arrancadas y de la garganta borboteaba la sangre. “¡¿Dónde está?!”...
No tenía pavor a nada, excepto al agua. Cuando mis pies empezaron a hundirse. He sido lanzado muy lejos y mi cabeza se ha golpeado con un trozo de madera. Perdimos una ardua batalla contra la guerra.
“Mamá...-dijo mi padre entre sollozos- no ha...podido venir con...nosotros”
Entonces dije lo que no se puede decir, maldije lo que no se puede maldecir
 “la guerra no muere nunca, hijo”
“El día que la vuelva a ver... lo pagará....”
Autor: Rafael Sánchez 2º eso A




Domingo 7 de febrero, Siria

Querido diario:
Hoy como siempre me he despertado con el infernal sonido del sufrimiento. Me di cuenta de que mi padre no estaba al bajar al salón. Seguramente estará vagando por las calles de este infierno buscando algún trabajo miserable que pueda alimentarnos o aunque sólo sea un pedacito de pan. Pero, como todos los días, su intento será en vano, y tocará de nuevo ayunar.
Me vestí con los únicos harapos que quedaban y no pude coger unos zapatos por el simple hecho de que quedaron destrozados tras el bombardeo matutino.
A veces me gustaría saber cómo se vive en las tierras que están tras esa valla gigante.
Antes de la hora de comer vino un hombre armado para llevarnos a mi familia y a mí a un lugar “seguro”. Allí nos dieron un pedazo de pan para comer. Ahora entiendo porqué nos llevaron allí. Nuestro hogar se convirtió en terreno de batalla. Mi padre no apareció por allí. Supongo que estaría luchando para sobrevivir. Pero eso de sobrevivir no está asegurado. Espero que llegue aquí sano y salvo.
Ya es de noche y seguimos encerrados en aquel antro y sin hora de salida. Podría considerarse nuestro nuevo lugar así que mejor me voy haciendo al duro suelo que tengo como cama. Mientras intento dormirme voy trazando el plan que me hará salir de aquí para conocer mundo con mi familia, por supuesto, pero noto que se me van cerrando los ojos...tengo sueño…

Autoras: Laura Sánchez y Marta Luisa Matas  2º eso A.